Skip links

CANSANCIO (CAP. 23)

La verdad es que es triste sentirse cansado al punto de no tener prácticamente energía para nada, llevo tres días sintiéndome así, es como si fuese una ancianita que ha vivido una larga vida y ya no tiene fuerzas para nada más, que vive simplemente para descansar, sus años de vitalidad, entusiasmo y pasión se marcharon y solo es momento de calma.
El tema es que solo tengo 52 años, una casa, una hija adolescente y dos trabajos, además de mis estudios, y ¡ostras! hoy me pregunto como hago para poder con todo sin energía, si a veces es complicado con ella, así se me hace un mundo.

El otro día rocié esencia de violeta por toda mi casa, en ‘Nuestro Camino Interior’ el grupo de Carmen, estamos trabajando con la limpieza interna y externa, con soltar; como propone Carmen es un ejercicio fantástico antes de terminar el año. El caso es que utilicé violeta por intuición y sentí que me llegaba muy profundo; la violeta moviliza el amor y la pasión, a la vez que la serenidad y la calma.
Por otro lado hacer el ejercicio de José María Doria de las 360 respiraciones también movilizó muchas cosas en mi y es verdad que me sentí muy bien por terminar la práctica, pero era como si me hubiese pasado un tren por encima y así sigo.
Además de eso, y los dos eclipses de estos días, que estoy convencida de que también tienen mucho que ver, estoy con el trabajo de resintonizar mi sistema nervioso para salir del estado de estrés crónico, siguiendo los consejos del Dr. Porges y su Teoría Polivagal, y todo esto ha sido en estos tres últimos días.

Esto ya me sucedió una vez, después del brote psicótico entré en una profunda depresión que duró un año y medio; me levantaba cada día deseando que llegase la noche para volver a meterme en la cama porque no tenía fuerzas ni para dar un paso; y hoy por hoy no llego a eso pero cada vez me siento con menos pilas y menos ganas, y no es apatía, es que no puedo; en aquel momento sí sufrí apatía y eso era bastante peor pero empiezo a preocuparme.

Me parece que mi agotamiento es producto de todo ello; con lo que he estado haciendo creo que está saliendo a la luz todo el cansancio acumulado, es lo que tiene el sobresfuerzo, y me da que lo único que necesito es tiempo para recuperarme; sí, creo que simplemente toca descanso y paciencia para sobrellevarlo porque es importante soltarlo para volver a estar en el amor y la pasión que potencia la violeta y para evitar algo parecido a lo que provoca el ‘Síndrome de Burnout o ‘Síndrome del quemado’, otro de los trastornos de los últimos tiempos; lo peor es que cuando uno es tan activo, exigente y perfeccionista cuesta y mucho. Y menos mal que ayer tuve un chute extra de energía por todo el cariño recibido por mi cumpleaños que si no yo no sé jeje. Por cierto infinitas gracias a todos y en especial a Noa, que con sus flores y su tarta-corona, pero sobretodo con su cariño, su sonrisa y su alegría, me regaló un día inolvidable.

Foto de Maria Orlova en Pexels

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.