Skip links

UN ABRAZO PARA VERÓNICA (CAP. 2)

Volviendo al Dr. Piñuel, él también nos habla del ‘Locus de control’ revertido.

«El ‘Locus de control’ es un término psicológico que hace referencia a la percepción que tiene una persona acerca de dónde se localiza el agente causal de los acontecimientos de su vida cotidiana. Es el grado en que un sujeto percibe que el origen de eventos, conductas y de su propio comportamiento, es interno o externo a él.» Wikipedia

«El locus de control hace referencia a lo que creemos que tiene el control de nuestra vida. Puede ser interno (cuando creemos que tenemos todo el control de lo que nos pasa) o externo (cuando creemos que son otras personas o las circunstancias las que dominan nuestra vida). Tener un control excesivamente interno o externo puede hacer que se generen problemas en nuestro día a día.» psiquion.com https://www.psiquion.com/blog/que-es-locus-control-locus-control-interno-externo

El Dr. Piñuel dice que la definición del ‘Locus de control’ está basado en los estudios del psicólogo estadounidense  Julian B. Rotter.
Según Wikipedia Rotter está considerado uno de los principales teóricos del aprendizaje social y fue reconocido por sus aportes a la construcción de una teoría sobre la personalidad desde el punto de vista conductual.

Nos explica el doctor que en el caso del ‘Locus de control’ revertido, la víctima pasa a localizar al agente causal en su propio interior y que puede llegar a sentir que es mala persona por ese error de atribución causado por todo aquello que le dice el psicópata o por ella misma.

Esto me trae a la memoria a una chica que conocí hace años que fue maltratada física y psicológicamente por su pareja y que me contó que desde los 14 años que empezó con él siempre se sintió merecedora de las palizas que le daba porque él se lo decía y ella se lo creía. Me dijo que no se dio cuenta de su error hasta que él empezó a pegarle también a sus tres hijas, momento en el que pudo salir de su ceguera y de esa relación tóxica.

El Dr. Piñuel dice que en este tipo de trastorno de estrés postraumático lo más importante es desactivar el trauma psíquico que puede permanecer por años, doy Fe de ello jeje, dice que es algo así como una bomba que está enterrada, que está activa, que puede explotar en cualquier momento y que suele explotar en los momentos más decisivos de la vida de la víctima, y que como es un daño psicológico permanente y latente suele cronificarse y estará activo hasta que no sea tratado porque como dice el doctor no es un daño irreversible, explica que la mente humana tiene la capacidad de autocurarse; como él dice hay vida más allá de los psicópatas, dice que uno no tiene que resignarse a permanecer de por vida afectado por el estrés postraumático, que con las técnicas adecuadas y con la capacidad que tiene la mente humana de resetearse, uno puede volver a ser feliz, volver a confiar y volver a tener una calidad de vida óptima.

He vuelto a leer algo sobre Verónica que me ha emocionado mucho:
«Existen pocas cosas tan generosas como poner el cuerpo a disposición de una historia.
Poner la memoria, los dedos, los pulmones y la voz para contar algo.
Ser vehículo, ser carne, para que los demás salgan transformados de tu viaje.
Verónica Forqué ha sido más que una actriz: ha sido un cuerpo al borde del prodigio, alguien que tenía la capacidad de invitarte a ser parte de su familia desde el primer momento.
Con un simple pestañeo ya era tu amiga de toda la vida.
Ya era tu familia.
Y es que su Pepa fue la madre de toda una generación que no pudo hablar con sus propias madres por vergüenza o por miedo, pero ahí estaba ella con su sonrisa y su sentido común para darte un buen consejo.
Los álbumes familiares no están formados solo por la sangre: también están compuestos de la experiencia de la cultura.
De todo aquello que conforma tu imaginario.
De las ficciones que nos ayudaron a completar el puzzle de nuestra realidad.
Por eso la pérdida de Verónica Forqué es una pérdida colectiva, es un temblor.
Y su suicido es una dolorosa, fría, pregunta común.
Porque cuando alguien se arranca la vida de dentro, levanta la mano sobre uno mismo, nos interpela para que miremos la manera en la que nos estamos tratando.
Las exigencias, la exposición, el odio, los linchamientos, la desposesión del alma de las personas que no son fuertes, las constantes burlas ante la fragilidad, los insultos y la soledad.
Un sistema atrozmente individualista que te obliga a buscar el éxito que pueda ser medido en números y te culpa por no conseguirlo o mantenerlo.
Y mientras las calles se llenan de luces de Navidad, de compras, de estímulos para evadirnos, para no pensar, los seres humanos cada vez más aislados.
Qué complicado se hace a veces vivir.
Qué mal nos queremos.
Porque amar es intentar hacer más fácil la vida los demás.
Es también cuestionar qué estamos construyendo o destruyendo.
¡Ay, Verónica!
Gracias por toda la belleza conmovida que has dejado a quienes te miramos, por ayudarnos a comprender un poco más este tenebroso y vibrante lugar que es la existencia.
Por la memoria, los dedos, los pulmones y la voz que fueron compañía.»

No puedo evitar que las lágrimas resbalen por mi cara al leer este emotivo escrito de Roy Galán para Verónica. Un abrazo grande al cielo…

Foto de Prashant Gautam en Pexels

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.