Skip links

EL MONSTRUO (CAP. 7)

ENCUENTRO CON TU NIÑA CREADORA
SEMANA 6 DÍA 3

Acabo de hacer otra comprensión importante, tal vez la más importante para que la niña pueda volver a sentirse abundante, os comparto lo que acabo de escribir en esta madrugada de Eclipse de Superluna de Sangre y Flores en Escorpio, casi nada…

«Hoy he leído una frase y se me ha encogido el corazón, no ponía de quien era y ahora no la encuentro, pero era algo así: ‘Abusa de la inocencia y se convertirá en un monstruo’.
Pues en eso siento que me he convertido en esa parte de mi sombra que comenté ayer, un monstruo vive en ella; he sentido una pena infinita, una compasión que no se puede expresar con palabras y un amor que abraza a mi monstruo interno con toda la comprensión que pueda haber.

Creo que lo comenté una vez, pero no está mal recordarlo, recordármelo; los niños no odian, es en la adolescencia cuando pasan a hacerlo incluso sin motivo si se instala la rebeldía típica en esa edad, pero el niño, al menos hasta los siete años, no odia, las circunstancias lo pueden confundir pero no sabe que es el odio; y eso fui yo, una niña confundida, y mi retraumatización es la que ha convertido esa parte de niña confusa en un monstruo; y doy gracias, porqué ser consciente ha hecho que no sea un monstruo completamente, pero ese monstruo incómodo hasta decir basta y que se ha ido gestando dentro de mí inevitablemente, da mucho la lata.

Buscando respuestas como siempre, acabo de leer un artículo de etapainfantil.com que habla de que los niños no solo no odian sino que no saben que es la maldad, no saben que hay personas con malas intenciones, así que imagino que sufrirla es lo que les lleva a la confusión, y eso me pasó a mí, y bueno, supongo que esa confusión fue la que en parte me llevó a la locura, y digo en parte porque se de cierto que otra parte provenía del exceso de estrés que estaba viviendo en aquel momento; pues lo que te decía, que me llevo a la locura porque aunque fuese un brote psicótico era locura, y tal vez te preguntes ¿y qué es la locura? me lo han preguntado muchas veces porque siempre he aceptado que realmente estuve loca aunque fuese algo temporal, pues es no tener lógica, ni razón, ni pensamiento, y así estuve yo durante un mes, y es verdad que estuve muy ‘Happy’, pero durante las primeras horas fue un infierno en el que volví a la niñez y me quedé sentada en el suelo, en un rincón del hospital, instalada en aquel horrible suceso mirando a todas y cada una de las personas de la sala para ver si les había pasado lo mismo; recuerdo mirar a un chico y sentir una profunda pena al pensar que a él también le había sucedido. Algo que para la niña no tenía razón ni lógica y que no entraba en su pensamiento me llevó a ese mismo estado en aquel momento en el que el estrés desconectó mi mente, ya no me cabe la menor duda.

Acabo de sentir algo importante… ella no es el monstruo, mi niña no lo es, tal vez su miedo, su confusión, su dolor no sanados, pero ella no…

¿Sabes? en el artículo también he leído que esas experiencias nunca se sanan, que tan solo se aprende a vivir con ellas; lo curioso es que me ha aliviado leerlo, he vivido en una lucha continúa por sanarla, por ser libre de esa terrible herida creyendo que era posible soltarla del todo y estoy viendo algo, me temo que mi desesperación por no lograrlo es quien se ha convertido en el monstruo que habita en mi sombra… sí, puede ser, porque ahora siento una paz infinita…

He encontrado la frase: ‘Abusa del inocente y crea un monstruo’, es de Jaime Tenorio Valenzuela.

Todo esto ha comenzado buscando una de Immanuel Kant que dice: ‘Se mide la inteligencia del individuo por la cantidad de incertidumbre que es capaz de soportar’
Y que cosas, va a ser verdad que cuando cierras una puerta otra se abre, porque ayer, después de escribir en el grupo, acepté que esa parte de mi sombra siempre iba a estar ahí, que no se iba a disolver y que no iba a luchar ni me iba a presionar más para lograrlo, pero que yo no me identificaba con ella y que no la iba a escuchar, recuerdo pensar que lo único que sí haría sería vencer sus resistencias por mucho que me costase hacerlo, de hecho este fin de semana me ha costado un esfuerzo gigantesco pero lo he logrado.

Me siento rara…»

Carmen… Gracias. Un abrazo chicas.

Foto de Dids en Pexels

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.