Skip links

ÁNGELES EN LA TIERRA (CAP. 27)

La vida te enseña a cada paso si tienes intención de ver.

Estoy en un hostel con personal inclusivo, hoy me ha servido la tostada un chico con síndrome de down con un brillo mágico y con la bondad infinita en sus azules ojos; siempre he pensado que son ángeles en la Tierra, su sonrisa me lo ha confirmado, emocionada cada vez que lo recuerdo, y emocionada con cada uno de ellos; aprendiendo agradecida de su felicidad…

Me siento genial, estoy viviendo una experiencia que no viví de joven y que mi alma no se quería perder, en mi habitación somos nueve, dos chicas japonesas, dos de China, dos belgas, dos holandesas y yo, estoy practicando inglés y francés y me encanta, y ayer en la piscina un chico de Londres me dijo que quería tomarse algo conmigo y aunque le dije que no, me sentí bien; es como si de nuevo hubiese vuelto a los veinte y el Universo me regalase experiencias que mi corazón necesitaba para recuperar la confianza en mí misma.

Muchas veces he pensado que me quedé en el COU y no estudié una carrera porque tenía que estudiar e investigar en la Universidad del Alma y de la Vida, así que todo lo que estoy viviendo últimamente es como un reconocimiento a mi trabajo autodidacta y a mi fin de carrera; se que seguiré trabajando y aprendiendo, pero después de 22 años necesitaba hacer un cierre, era importante para mí.

Al final he terminado llorando con Marta, una chica con carácter, como debe ser, pero totalmente adorable; he saludado al entrar pero ella no me ha visto y al pedirle queso para mi tostada, me dice: lo primero de todo buenos días; jaja que grande, me ha parecido la persona más abrazable del mundo.

Foto de RODNAE Productions en Pexels

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.