Skip links

LA LEVEDAD DEL ALMA (CAP. 14)

Si la miras tal vez no la veas, es diminuta como un granito de arena a la vez que inmensa.

Si la oyes tal vez no la escuches, puede ser silenciosa como el sonido de la brisa.

Si la tocas tal vez no la percibas, es suave como el algodón.

Si la hueles tal vez no notes su aroma leve como el de una margarita.

Si la pruebas tal vez no captes su extraño sabor, es dulce como el azúcar y a la vez intenso como el café, con un toque a canela.

Pero si la sientes, si te abres a sentirla, si te permites parar y te entregas a su esencia, si ves sus colores… si escuchas su voz… si la acaricias… si la inspiras… si la saboreas… si estás en su presencia… no te será indiferente… eso es lo maravilloso y mágico del alma.

Foto de Teona Swift en Pexels

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.