Skip links

¿Y EL PLACER? (CAP. 11)

He oído hablar en más de una ocasión de nuestro ‘Cuerpo del dolor’, pero ¿y nuestro ‘Cuerpo del placer’? Ivet Compañó y ‘El punto de vista del Cuerpo’ responden a mi pregunta. https://elpuntodevistadelcuerpo.com/

Este año le tocaba a mi cuerpo recuperarse del viaje por los mundos internos, fue mi propósito al iniciar el año y en marzo conocí a Tere y a Ivet y un camino de luz se abrió paso en mi cuerpo.

Este año he recuperado el poder de la alegría, he vuelto a conectar con la ternura del corazón y puedo sentir la felicidad, por el solo hecho de Ser, y he logrado trascenderlas al cuerpo, pero ¿y el placer?

Hoy, gracias a ‘El punto de vista del Cuerpo’, soy consciente de que había acumulado tanto dolor en mi cuerpo que los receptores del placer estaban dormidos; un cuerpo saturado por dolor no deja espacio para el placer, y una mente conectada a él se instala en el cuerpo, aunque de esa ‘mente corporal’ te hablaré en otro momento.

Estos dos meses Ivet ha enfocado las clases a sentir el placer en nuestro cuerpo; estamos tan desconectados de él que generalmente lo buscamos fuera de nosotros con la creencia de que solo ciertas cosas pueden generarnos placer o solo se puede sentir en ciertas zonas, pero si ‘Somos Cuerpo’ también podemos ‘Ser Placer’. Gracias a sus clases comprendo mucho más, sobre todo porque he vivido la experiencia y la experiencia es el conocimiento sentido.

He hecho muy pocas clases, de hecho estaba enfadada conmigo misma por no aprovecharlas, pero han sido tiempos intensos en los que he vuelto a acumular dolor en mi cuerpo, lo cual me ha ayudado a observar y a sentir con claridad el bienestar y el placer que descubría en las clases, así que hoy perdono mi enfado con una sonrisa porque aunque muchas veces no entienda mis porqués al final siempre tienen un sentido; como digo muchas veces, mi alma sabe más que yo misma.

En las clases he podido sentir que mover mi cuerpo sin control, simplemente dejándolo fluir, me lleva a sentir mucho placer; he podido observar que mediante las dinámicas que Ivet propone, un cuerpo reprimido, un cuerpo cerrado a sentir incomodidad y dolor, puede abrirse a la confianza, lo cual, después de sentir esa incomodidad y ese dolor acumulados porque es necesario sentir para liberar, nos puede llevar a experimentar sensaciones de placer con el simple hecho de sentir el suelo bajo la espalda.

Como muy bien ha puntualizado Ivet al contarle lo sentido, esa represión es como si el cuerpo dijese de algún modo que la saturación proveniente del plano emocional no le corresponde y se cerrase a sentirla, y es que en esta clase ha sido muy evidente, muchas veces he comentado que había sentido resistencias ante el ejercicio físico desde esa ‘mente corporal’ saturada, pero no había resistencias a hacer las clases de ‘El punto de vista del Cuerpo’ porque no requerían esfuerzo, pero en esta última clase, en la que estaba saturadísima emocionalmente, he sentido resistencias físicas a sentir, valga la redundancia, aunque al final las he vencido gracias a la guía de Ivet que ha conducido al cuerpo amablemente, lo cual me ha ayudado a soltar todas las tensiones que había en él llenas de incomodidad y dolor, y como he dicho finalmente he llegado a sentir placer; además de que abordar mi momento desde el cuerpo también ha calmado mi plano emocional.

Estoy convencida de que esa negación, esa represión, a sentir más incomodidad o más dolor en el cuerpo, desde esa ‘mente corporal’ que intenta proteger al cuerpo, tiene mucho que ver con las enfermedades, porque al final tenemos una acumulación que no se puede sostener y la enfermedad se manifiesta. Para mí es importante transformar esa mente corporal instalada en consciencia corporal, que es ‘Ser Cuerpo’ en definitiva.

Gracias Ivet, gracias Tere, vuestras clases son absolutamente liberadoras, sanadoras y reveladoras.

Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.