Skip links

SIN PALABRAS (CAP. 9)

«Bon día mi preciosa tatita.
He tenido el placer de leer tu obra.
¿Que puedo decir aparte de contener las lágrimas en el ave dirección Guadalajara?
Me he leído tu primer libro en 2:30h.
He tenido la sensación que ibas emocionalmente de un lado a otro, brutal en el sentido, bueno, que no descansas viviendo como siempre al límite de un lado a otro. Eres una persona brillante que lo único que has tenido mala suerte, que no has creído en ti, que siempre piensas en el que dirán, pero he visto brotes verdes de poder salir de este pozo, de querer salir de las arenas movedizas, lucha tú puedes, me sabe mal no haber podido hablar más contigo, ya que por distancia, por pensar muchas veces que le das demasiadas vueltas a la cabeza… pero lo que he entendido es que las personas somos diferentes. Unos simples, otros complicados, pero en definitiva lo importante es que cada uno se quiera y ame a los demás (familia amigos).
Acabo aquí que me recogen ahora y no puedo hablar hasta la noche .
Te quiero tata, y te deseo lo mejor.
Coge al toro por los cuernos y para ‘alante’.

Posdata.
Eso sí descansa.
Disfruta y no te agobies por escribir.»

¿Que decir? No puedo dejar de llorar…

Al final le he dicho esto a mi hermano: «Y no te preocupes, estos 21 años han sido muy duros es verdad, he trabajado mucho interiormente y he descansado poco, pero estos libros no me cuestan ningún esfuerzo, fluyen solos. Y gracias por escribirme el siguiente capítulo jaja. Te quiero con todo mi corazón y con toda mi alma.»

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.