EL ESPEJO DE LA FELICIDAD

RECARGANDO PILAS (CAP. 8)

Hoy no está esa voz que me dice ‘vaga’ como tantas veces… se ha callado después de una toma en cuenta con Dani, otro nudo desatado, otro tema resuelto, cada vez más rápido…

Los últimos años han sido difíciles para trabajar, sobre todo después de cumplir los 50. Por cierto lloré con mi madre el otro día al ver la serie ‘Recursos Inhumanos’ porque me sentía en la piel del protagonista, es la historia de un hombre al que despiden justo al cumplir los 50.
Llegué a trabajar en cinco sitios a la vez cuando me divorcié, nunca se me han caído los anillos para trabajar, pero a día de hoy y desde hace tiempo no me cogen en ninguna parte y se que con lo que hago no es suficiente, por eso mis padres me ayudan a pasar el mes, sino estaría debajo de un puente como digo muchas veces; y es verdad que estoy en todas las ETT, también en Infojobs y que llevo un currículum donde me dicen que hace falta, pero también es verdad que no me desgasto si no consigo este trabajo, ni el otro, ni aquel; si no sale lo acepto y no me preocupo más de la cuenta, no le doy vueltas y más vueltas porque no me permito quedarme sin energía, o al menos reservo toda la que puedo, porque por supuesto me estresa la situación y eso ya desgasta y mucho, mi inflamación crónica abdominal es en gran parte por eso, lo se, no es grato pasar de los 50 y que tus padres te mantengan, y ya no sólo por orgullo, que también.

Durante los últimos años no he dejado de escuchar una voz juiciosa que me machacaba por no tener más trabajo, sobre todo con el covid que aún tengo menos, y ya no está, hoy no la he oído cuando me ha dado pereza ponerme a escribir porque no he dormido apenas esta noche, ese juicio también desgastaba; me alegro de que se haya ido al reconocer el valor de mi trabajo interno con Dani, que no es poco, y también después de aceptar que estoy cansada, operaron a mis padres y he venido a echarles una mano, admitir la vulnerabilidad en lugar de juzgarla como vagancia también es importante.

Estos día también me he permitido recargar pilas en la playa algún rato por la tarde, el insomnio está siendo protagonista de nuevo, como te digo, y el sol y el mar me dan la vida, y más al hacer meditación allí.
Shivagam nos explicó que en el plano vital o energético, tenemos dos baterías, una diaria y otra de vida, te lo cuento a mi modo jeje, él dice que cuando no tenemos suficiente con la energía diaria, nuestro cuerpo tira de la batería de vida y nuestros años vitales se acortan, porque esa batería es más difícil de reponer aunque se puede con métodos fuera de lo común; pero podemos dejar de gastar innecesariamente poniendo consciencia y podemos recargar nuestra batería diaria de forma extra, así que si las cosas no se dan cuando hago todo lo que está en mi mano, ya no lucho, nadar contra corriente desgasta en exceso y por otro lado me recargo todo lo que puedo.

Recargando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s