Skip links

UN NUEVO FINAL (CAP. 29)

Llega un nuevo final de ciclo de esta construcción humana que denominamos año; años a veces llenos de condicionamientos porque no somos nuestros años, simplemente somos, solo que creemos que a cierta edad empezamos a envejecer y nuestro cuerpo nos hace caso; recuerdo que al cumplir los 49 un día me tropecé y en mi mente apareció un pensamiento: te haces mayor, yo no lo había pensado pero es una creencia que nos acompaña, así que me dije a mi misma que por tener casi 50 años no era mayor simplemente tenía más experiencias de vida y que esa creencia no era mía, me sucedió dos veces y las dos veces me dije lo mismo; otro día que volví a tropezar, aquel pensamiento ya no vino a mi mente ni nunca más lo ha hecho desde entonces. Soy consciente de que tal vez me sea imposible cambiar todas las programaciones subconscientes grabadas en mi mente y en mi ADN a través de años, siglos y vidas, fruto de mi transgeneracional, de la sociedad, de la historia y de mi alma, pero cada día soy un poco más consciente de ello si me escucho y me observo, así que seguiré estando presente.
Y es cierto que con los años pueden aparecer problemas de salud y también arrugas, pero tengo la esperanza de que algún día seremos capaces de recargar nuestra batería energética y de dejar de acumular y acumular en unos cuerpos que se desgastan por no soltar un pasado caduco que hemos convertido en algo perenne y las cosas serán distintas.

Llega un fin de año en el que ese soltar se hace imprescindible como cada año, ya solté juicios y autojuicios, críticas y autocríticas, exigencias y autoexigencias; este año he seguido soltando miedos, inseguridades, control, culpas, autosaboteo, sobresfuerzo y quejas. Este año también he soltado ‘el elegir’ y lo he cambiado por ‘el preferir’, preferir no da lugar a expectativas que me pueden llevar a la frustración ni a la sensación de fracaso… Y lo último que quiero soltar en estos días es mi necesidad de pedir, de pedir al Universo, de pedir resultados, de pedirme cambios, de pedir amor, de pedir y pedirme; pongo toda la intención y atención en ofrecer, en ofrecer al Universo, en ofrecer resultados, en ofrecer cambios, en ofrecer amor, en ofrecer y ofrecerme.

Llega un nuevo final que da paso a un nuevo principio, aunque al final, valga la redundancia, nada termina y todo termina continuamente, es lo paradójico de la vida y sus Ahoras.

Llega un nuevo final de ciclo de esta construcción humana que denominamos año, años a veces llenos de condicionamientos pero también de oportunidades de Reflexión y de Silencio, donde Ser puede ser camino para llenar esos años de sentido, de celebración, de gozo y de dicha, donde Vivir puede escribirse con mayúsculas porque nuestros momentos son momentos llenos de presencia; y sí, tal vez me sea imposible desprogramar todos mis programas subconscientes, pero voy a vivirlos todos con todo el amor de un corazón que sigue caminando dispuesto y con la vista al frente como siempre.

Felices Fiestas y una salida y entrada de año con mucho Amor para todos.

Fotografía de Vladislav Murashko en Pexels
Fotografía de Cottonbro en Pexels

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.