Skip links

Y TE INVADEN… (CAP. 7)

Y te invaden y tú no te das cuenta, cuando eres un niño inocente tu confusión es tan grande que te vuelan la cabeza porque es imposible sentir.

Y te invaden y lo normalizas, la vida está llena de personas invasivas incluso desde las buenas intenciones.

Y te invaden y te vas de tí, te vas tan lejos que te pierdes en el tiempo y el espacio.

Y tú invades, ahora desde tu propia pérdida que te hace dependiente, te invades a tí mismo de la necesidad de encontrarte en los demás.

Lo he vivido, lo he sentido y lo veo a diario, lo veo incluso en personas más conscientes, que sin terminar de sanar sus heridas, y desde parte del poder personal recuperado intentan invadir al resto creyendo que tienen derecho a todo.

Y te intentan invadir incluso en sueños, me viene el recuerdo de una experiencia… estando en un retiro soñé que alguien intentaba aspirar mi energía a través de un beso, me desperté sobresaltada empujando su pecho y su cara para sacármelo de encima; me levanté de madrugada y había salpicaduras de sangre en el lavabo, al día siguiente uno de los participantes, que había aprendido técnicas de viajes astrales con un chamán, no asistió a la clase, le estuvo sangrando la nariz toda la noche, creo que sobran las palabras.

Y te invaden, y eres pequeño, y encima te sientes culpable y tal vez pones en tu pequeña mente una creencia de que te lo mereces, una creencia que te limita el resto de tu vida.

Y te intentan invadir con engaños incluso de amor… y me viene otro recuerdo, ese del chico con la sonrisa más bonita que he visto jamás, pero con una mirada hipnótica y penetrante que solo busca someterte porqué se cree que está despierto, es mago y tiene poderes, cuando lo que realmente tiene, en lugar de poder personal, es un poder negativo, egoísta e invasivo, fruto de las sombras oscuras de ese niño inocente que también fue invadido.

Y te intentan invadir pero cuando lo observas todo desde los ojos del alma, puedes escapar de sus intentos y abrigarlos desde la luz más bella de tu corazón, ese corazón que es capaz de comprender el ritmo de los latidos de cada ser sintiente.

Foto de Joanne Adela Low en Pexels

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.