MUJER DE ALGODÓN Y LUZ

EL NIÑO INTERIOR (CAP. 5)

Ayer Carmen publicó un post en el que hacía referencia a como poder sanar a nuestro Niño Interior, cuyas heridas muchas veces tienen que ver con su propia percepción.

«A través de la creatividad y la expresión personal, el Niño Silencioso transmuta sus emociones negativas en energía positiva y reafirmadora de la vida.»

Iron comentó que lo malo es cuando ese bloqueo tambien lo hace con la creatividad.
Le dejé este comentario: «Sí, se lo que es, me pasó y lo pasé muy mal, tiré 52 poemas que había escrito en 16 años y me bloqueé al tirarlos porque para mi eran importantes, pero estaba haciendo un trabajo de desapego y sentí que tenía que deshacerme de ellos.
Como tenía una resistencia muy grande y no podía escribir nada, una amiga me recomendó ponerme con un bolígrafo y un cuaderno a diario, y me costó mucho, pero yo me ponía cada día a las 6 de la mañana antes de ir a trabajar. A los 4 meses había escrito 150 poemas.»
Recuerdo que me sentí muy bien, además al final me alegré de haberlos tirado porque la mayoría eran del estilo ‘sin ti no vivo’, y todo lo nuevo era mucho más positivo y motivador. Recuerdo además que todos los poemas que había tirado que tenían un mensaje positivo volvieron a mi mente, cosa que me pareció increíble, y los volví a escribir.
Carmen me dijo que viví un proceso transmutador, lo creo absolutamente.

Y volviendo a las heridas del niño, ayer Mercedes una compañera del grupo de la ‘Mujer Magnética’ me ayudó a ver algo muy importante. Adriana nos había planteado lo siguiente:

«Hay mucho amor no expresado…
Hay muchas hermosas conversaciones esperando…
Hay muchas oportunidades de conectar, de amar, de escuchar y de decir ‘te comprendo’, ‘te escucho’, ‘te veo’, ‘te amo’…
Te invito a compartir ‘eso’ que nadie ha escuchado… yo te escucho…»
Yo comenté que a mi me hubiese gustado poder decirle a mi madre que estaba triste cuando mi abuela murió, y que necesitaba un abrazo, solo tenía siete años, pero no sé lo dije.
Mercedes me dijo que qué difícil para mí y para mi madre no saber que hacer ni que decir con tanto dolor. Y se lo agradezco mucho porque es verdad, siempre he pensado que era muy triste que mi madre perdiese a mi abuela siendo muy joven, pero lo que me ha dicho Mercedes me ha hecho ponerme en sus zapatos y darme cuenta también de que ella necesitaba ese abrazo más que nadie. Muchas veces el Niño Interior tiene una visión muy egocéntrica de las cosas y cae en un cierto victimismo, así que el simple hecho de ampliar esa visión es sanador en sí mismo.

Fotografía de Matheus Bertelli en Pexels

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s