Skip links

RESPIRACIÓN, INSPIRACIÓN Y VIDA (CAP. 21)

Hoy he escuchado decir a Marian Rojas que hay muchas personas que no es que estén deprimidas, es que están vacías, que no hacen cosas que llenen su vida, que las motiven; precisamente ayer me contaba una buena amiga que la profesora de alemán de sus hijas es admirable porque tiene más de ochenta años y no para de hacer cosas; se quedó viuda y pasó su duelo, pero le dijo que la vida no se paraba y que ella tenía que seguir; le falta tiempo para todas las actividades que hace además de seguir dando clases, se siente plena, está Viva.

En uno de mis últimos talleres una compañera me comentó algo que se me quedó grabado; me dijo que tristemente presenció un abuso sexual a un menor, iba por la calle y eso sucedió en el interior de una vivienda, lo vio a través del cristal de la ventana y por supuesto lo denunció, pero dice que al mirar al niño no sintió su alma, que era como si le hubiesen robado el alma. Me preguntó donde estaba mi alma cuando me dio el brote psicótico, en aquel momento me quedé tan en shock que no supe que decir, ahora se que estuve en un espacio donde mis heridas más profundas estaban sostenidas por mi alma, donde toda yo era alma aunque estuviese desconectada de mi cuerpo; y también se que la experiencia con el pederasta me la había robado cuando era niña.

El alma nos conecta con la vida, con lo que está vivo, también con la creatividad y la inspiración, no es casualidad que la palabra inspiración sea parte de la respiración, la inspiración es la respiración de Dios, cuando estamos inspirados, Dios está encarnado en nosotros, somos Amor y para mí Dios es eso: Amor y presencia.

Si vives inspirado, vives en Amor; el miedo y el dolor de aquel pobre niño lo desconectaron del Amor y de la vida, estoy convencida de ello. Si no respiras te mueres, si no vives inspirado te mueres aunque tú corazón siga latiendo.

¿Porqué digo todo esto? porque me doy cuenta de que la inspiración es algo que también podemos perder, yo la había perdido, y soy consciente de que es tan importante como la vida misma para sentirnos plenos; cuando perdemos la inspiración perdemos una de las dos partes más importantes de nuestro Ser, nuestra alma, y podemos pasarnos la vida buscándola, es la chispa divina de la vida.

Sin inspiración podemos sentirnos insatisfechos, podemos querer llenar el vacío de cosas que tal vez sirvan de parche durante un tiempo, pero pasado ese tiempo nos volveremos a sentir vacíos, sin alma el movimiento es limitado, como limitado es el cuerpo si no está conectado al alma.

Hoy entiendo más que nunca la importancia de la meditación y de la respiración profunda, comprendo más que nunca porqué nos ayuda a conectar con nuestros planos superiores; también entiendo porque dicen que es en el Ahora donde siempre estamos conectados, la presencia se manifiesta en cada una uno de nuestras respiraciones conscientes; y comprendo porque es necesario Ser Cuerpo como dice Tere Puig; un niño nace con la chispa divina totalmente conectada con su cuerpo, un niño viene al mundo inspirado, y aunque lo que siente nuestra madre en el embarazo puede afectar nuestras memorias, la mayoría de nosotros nacemos y nuestra respiración es completa; es con las heridas y los años que se va acortando la respiración, como también se va acortando la conexión con el alma…

Inspira lento, profundo… conecta con tu alma… expira… vuelve a inspirar amor y encuéntrate un poco más en cada una de tus respiraciones… ahora ve más allá, créala, pon inspiración en todo lo que hagas y Vive una vida inspirada.

Foto de Lucas Pezeta en Pexels.

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.