Skip links

UN PUCHERO DE CONFIANZA (CAP. 7)

Hoy me siento algo descafeinada como dice mi querida Ana María González de Centro Alquimia. Descafeinada, desordenada y aterrizando todo lo vivido, pero agradecida. https://centroalquimia.com/
Hoy puedo agradecer la vida en momentos como este, algo caóticos y descentrados; y eso me llena de confianza, una confianza que abraza la vida con todo lo que Es, una confianza que no se basa en el juicio de lo que está bien o está mal, ni en lo que me gusta más o me gusta menos, ni siquiera en como me siento, sea triste, alegre o perdida… sino una confianza en la Vida en sí misma con todo; una confianza y un reconocimiento de los pasos que han creado este ahora y una confianza en los que daré desde hoy para seguir creando; una confianza en mi pecho lleno de buenas intenciones y buena voluntad que me hablan de que siempre viviré lo mejor que pueda porque es lo que elijo desde el alma y desde el corazón, independientemente del resultado.

Este fin de semana ha estado lleno de imágenes bellas porque bellas almas han acompañado mis pasos.
Gracias Carmen por tu mirada llena de cariño y de dulzura… gracias por tu delicadeza manifiesta y sublime… gracias por tu pasión por vivir que me habla de la mía.
Gracias Esther por la limpieza de tus ojos, por tu mágica sonrisa y por nuestras risas y locuras juntas.
Gracias Chusa, por ser tan abrazable como el algodón de azúcar y por la belleza de tu alegría.
Gracias Rachel por tu reflejo infinito, tan bello, tan bonito…
Gracias Joseba por ese abrazo sentido y por tu escucha profunda.
Gracias Inés por tu niña, tu adulta y tu sabia integradas en un rostro bellísimo sin edad.
Gracias Marian por ser Maestra del movimiento del corazón de la forma más amorosa con la que podemos danzar la vida.
Gracias Jose por ser nutrición y alimento para nuestros sentidos.

«Pido inspiración a los bellos cipreses, cuyas copas parecen alcanzar el cielo.
Te miro y veo las dos direcciones en tu imagen, la que me lleva a mí misma y el camino por recorrer.
Hoy soy más consciente que ayer de las necesidades de mis pasos para que esta transformación fascinante y atemporal que estoy atravesando siga iluminada por la luz, puesto que mis dados están lanzados y solo me queda poner confianza en los momentos que restan por vivir.
Al puchero de Confianza le añado mis ingredientes favoritos, un puñado de Dulzura, una pizca de Locura, cápsulas de Ternura, un tazón de Alegría y un toque de Erotismo.
Se que mi andadura estará llena de incertidumbre, se que tendrá altos y bajos, encuentros y pérdidas, es parte de la vida, pero también sé que mi intención es ascendente, así que voy a disfrutar la subida.
Páginas, secretos del alma, revelaciones escritas con tinta esencial que alimentan el corazón y que transforman con cada letra, con cada palabra, con cada frase, el sueño de mi Ser, un sueño que me doy cuenta que no necesita cumplirse porque ya Es.»

Gracias Ana Mari por ser motivación, gracias por ayudarme a darme cuenta de una desconfianza no integrada que ya no tiene cabida y que ¿y qué si vuelve?, también gracias a tus enseñanzas porque desde esa voz del alma tan conectada que Eres he podido escuchar el amor más añorado de mi infancia. Gracias por todo esto y por tanto; hoy no tendría suficiente tinta para escribirlo todo.

Y gracias a todos por acompañar mi momento de ‘chasco existencial’ con el mayor de los entendimientos y el mayor de los abrazos, sin vosotros me hubiese costado mucho más resurgir.

Un abrazo grande, fuerte y sincero de una servidora que guardará para siempre todos vuestros momentos en la retina, el lugar donde habitan los tesoros de mi vida.

Foto de Olga Jiménez García

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.