Skip links

MÍRATE TU TAMBIÉN… (CAP. 12)

«Y la vi, con su sonrisa desdibujada a veces en su soledad, una soledad a la que iba amando a cada paso, porque se daba cuenta de que estar contigo mismo no es estar solo. Estar consigo misma la llevaba a estar rodeada e inmersa en el mundo, a formar parte de él y a saber que paradójicamente no estás solo.
Y la vi, con una pluma y un tintero esbozando esperanza. La vi, estaba allí, creyendo en sí misma en cada pincelada, acompañada siempre por música de piano, era tan mágica como sus notas aunque sus ojos no la dejasen ver.
La vi, tan transparente como el agua, tan dulce como la miel aunque se creyese roca.
La vi… la vi y le susurré de nuevo al oído… Te he visto… mírate tu también… 17.11.2018″

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.