Skip links

TODO VALE (CAP. 23)

Es todo demasiado paradójico en la recta final del ‘cero’. Lo complicado que se hace por momentos elegir vivir en simplicidad; la contrariedad interna que se genera al querer soltar el control pero a la vez anhelar ser una persona con dirección y determinación; la incoherencia que se produce en la mente racional al luchar por vivir el ahora y al tiempo tener objetivos y metas; los sentimientos cruzados al sentir empatía por el que sufre y a la vez sentir que es importante centrarte en ti mismo para poder ofrecer lo mejor al otro desde ese lugar.
Creo que en este caminar cada día más consciente donde el viejo y el nuevo Yo se mezclan cada vez más, a veces olvidamos la importancia de Vivir y ya, y yo la primera; se nos olvida disfrutar sin más hagamos lo que hagamos en cada momento elegido, necesitamos soltar juicios y culpas que no tienen sentido porque estamos en un proceso transmutador e intenso en el que es importante aceptar que no podemos controlar todos nuestros momentos, ni tampoco cómo nos vamos a sentir, porque ese intento de control nos puede llevar a la locura; creo que en este caminar incierto, olvidamos que todo puede estar bien en un momento dado ¿porqué no vivir el ahora y trazar metas para mañana? ¿porqué no vivir el ahora sin más? ¿porqué no idear metas sin pensar que no estoy viviendo el ahora? ¿porqué no ser empáticos en un momento en el que nuestro corazón lo sienta con fuerza y estar centrados en nosotros mismos en otros momentos? ¿porqué no aceptar que hay momentos complicados en nuestro deseo de vivir en simplicidad y porqué no hacer momentos complicados un poco más simples? ¿porqué no aceptar que podemos tener momentos de todo tipo y que todos están bien y que cada uno de nosotros es un mundo y vive lo mejor que puede cada día y dejar de tenerlo todo bajo control o aceptar controlar si es lo que nos apetece en un momento dado? ¿porqué no vivir sin tanta mente y desgastarnos menos? la infancia se vive así y es la etapa más feliz de la vida, y es importante saber que cuando crecemos no somos solo niños y que los actos tienen consecuencias, pero no podemos olvidamos de ellos porque en su mirada está nuestra libertad… Creo que nuestra necesidad de seguir encasillándolo todo en lugar de sumarle el adulto al niño que cada uno es aceptando que somos momentos diversos y confiando en la vida aunque nos traiga de todo y a veces todo sea confuso, y más al habernos fragmentado, nos encasilla a nosotros mismos y nos aleja más y más del Ser Libre al que aspiramos…

Divagando…

Foto de Elina Sazonova en Pexels

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.