Skip links

INDEPENDENCIA EMOCIONAL (CAP. 9)

No es decepción pero estoy algo consternada hoy. Me acabo de dar cuenta de que pensaba que era independiente emocionalmente y no lo soy.
Puedo ser fuerte, soporto mucho sufrimiento, aunque cada día menos la verdad, cada día llevo peor cualquier cosa que me afecte negativamente, supongo que de ahí también esa hipersensibilidad que me indica que estoy al límite; también me he considerado siempre una persona resiliente, que es aquella que tiene fortaleza interior, o dicho de otro modo, que tiene la capacidad de encontrar herramientas y recursos en sí misma ante circunstancias adversas para seguir hacia delante, aunque si soy honesta cada día me siento con menos fuerzas. Así que he podido ser fuerte y resiliente, pero no soy independiente emocionalmente y creía que sí lo era; aunque el otro día tuve un asomo que fue precisamente lo que me hizo darme cuenta de que nunca lo he sido. Y pensando… me da a mí que la dependencia emocional también tiene que ver con el ‘Locus de Control’ averiado, tendría sentido recordando que el ‘Locus de Control’ hace referencia a la percepción que tenemos de quien o qué tiene el control o domina nuestra vida, ahora entiendo más porque en el test de my-personality-test.com del Locus me salió que lo tengo externo a pesar de no proyectar gracias a la Integración Emocional. https://my-personality-test.com/es/locus-of-control
Fue algo que me sorprendió la verdad. Fui consciente de que toda mi vida he sentido en bloque con los demás, si alguien hace, dice o siente algo en relación a mi, su hacer, decir o sentir se unen a lo que yo siento y me afectan siempre, de hecho se ponen por delante de mi propio sentir.
El otro día sin embargo, por un momento, alguien estaba enfadado y yo recibí ese enfado sin que se mezclase con mi felicidad y alegría internas, se mantuvieron intactas; por supuesto hablé con la persona para tratar de solucionar lo que le hizo enfadar, pero mi estado positivo permaneció inalterable; eso nunca me había pasado, siempre me he implicado con la opinión de los demás de manera integra y de forma inconsciente por lo que veo, como si me fusionase con ellos y como algo normal, ahora lo veo de otro modo.

Por cierto, mi estado interno positivo lo recuperé nada más ser consciente de ‘lo seco’ y de poner atención plena para soltarlo de mi vida antes de que se asentase del todo jeje.

Esto me recuerda al trabajo que he estado haciendo con la gratitud, ahora pase lo que pase sigo agradecida con la vida siempre, antes me enfadada con ella cuando vivía situaciones que no me gustaban, pero he podido dejar de proyectar y es un gran logro, la vida es maravillosa y la experiencia y la aventura de poder vivirla es un regalo; así que mi siguiente desafío es la independencia emocional, solo si lo consigo podré bailar la vida con fluidez que es mi gran reto. Somos unidad, como siempre digo creo en el alma colectiva, en ese lugar donde se funden nuestras manos; pero caminar en lo terreno con el resto de personas a cuestas todo el tiempo es agotador, además de que estoy convencida que siendo independiente en mi sentir puedo ofrecerles mucho más de mi, así que lo dicho, a por la independencia emocional, y tal vez no lo logre, pero he visto un hilo de luz y lo voy a seguir a ver dónde me lleva… ¡A por ella!

Que cosas… Justo Facebook me trae este recuerdo de hace cuatro años que no puede venir más al pelo, todo se va colocando; si nos paramos a escuchar todo nos regresa a nosotros y pone a cada uno en su lugar en lo humano para caminar de la mano, al tiempo que nos une en lo esencial, allí, ahí sí, donde se fusionan nuestras manos.

«Es curioso esto de las conexiones del alma, crees que el Universo pone frente a ti a una persona para sentirte amado y al final tu verdadera necesidad es amarlo tú a él porque necesitas que tu capacidad de amar se despierte en ti. Es curioso sentir la necesidad de que alguien te valore y al final ser tu quien termina valorándose a sí mismo… Una vez más la magia del Universo se hace eco en las conexiones y manifiesta que todo y a todas las personas que atraemos a nuestra vida son para sanar, crecer y evolucionar, para amar y amarnos y así, en lugar de sobrevivir, bailar la vida, bendita magia.«

Foto de cottonbro en Pexels

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.