Skip links

‘PARA QUÉ’ (CAP. 11)

Hoy me pongo en el lugar de cualquier chico o chica que se siente obligado a estudiar algo que no le gusta o a continuar el trabajo de sus padres. A mi eso no me pasó, tuve la suerte de que mis padres me dieron a elegir si trabajar en la empresa familiar o estudiar, finalmente decidí trabajar y formarme a través la empresa para llevar la administración y la contabilidad, que era algo que me gustaba, de haber ido a la universidad hubiese elegido la carrera de empresariales; pero me está pasando ahora, no solo siento que estoy perdiendo mi tiempo y mi vida, sino que me siento totalmente infeliz.
Estoy estudiando para comercial como te dije, y ayer me gustó la clase porque estaba enfocada en las emociones y ese mundo ya sabes que me apasiona, pero en la clase de hoy, al igual que en la del primer día, no paro de bostezar del aburrimiento.
He intentado convencerme a mi misma de que es mejor ser positiva y echarle ganas, pero cuando no conectas con lo que estudias o con lo que haces es muy difícil, por no decir imposible. Hacer algo que no resuena contigo, obligarte a estudiar algo que no llena, que no te llega, te desgasta sobremanera, a mi incluso me entristece y eso que estoy más animada desde que he empezado a estudiar porque amo aprender.

Estoy en un momento de mi vida sin sentido la verdad, porque por mucho que lo intente se que nunca me va a gustar y así no se pueden hacer las cosas de forma óptima, un trabajo sin pasión es un trabajo vacío, sobre todo si sabes lo que realmente te gusta, me encantaría estar estudiando un curso de elpuntodevistadelcuerpo.com donde aprender a conectarme más con mi plano físico y a ‘Ser Cuerpo’ como dice Tere Puig, en lugar de estar aquí, pero las circunstancias son las que son y no solo tengo que hacer lo que no me gusta, y sí, digo ‘tengo’ porque es por obligación, así lo siento, sino que no tengo medios para hacer lo que me gusta, así que puedo entender, puedo ponerme en el lugar de cualquier adolescente que esté a disgusto con sus estudios y saque malas notas, estando de este modo es difícil obtener buenos resultados; si aquello que nos gusta requiere dedicación y esfuerzo, cuando es algo con lo que no conectamos, el esfuerzo es infinitamente mayor.
Dicen que tu vida no cambia a mejor si tú no aceptas y amas tu vida presente y yo me pregunto ¿como lo hago? aceptar lo he aceptado, las cosas son como son, pero ¿como amo lo que vivo si no me gusta? díficil la verdad, eso sí, seguiré intentando ver el lado positivo de todo esto y encontrarle un sentido, porque además si lo hago quiero hacerlo lo mejor posible; y ahora que lo digo creo que por eso me cuesta más, me gusta hacer las cosas bien, soy muy perfeccionista y me siento frustrada, cuando algo no te gusta sientes que no lo puedes hacer bien por muchas ganas que quieras ponerle, el sentimiento de fracaso también lo sientes ¿como tener éxito en algo que no te mueve?
No sé porqué, pero me han entrado ganas de llorar, bueno sí lo se, es de la impotencia que siento… ella también forma parte del equipo.

Una observación, todo esto lo siento intensamente desde una parte de mi, desde esa parte que está conectada con la sombra y que a veces como hoy me invade, porque curiosamente mi corazón me lleva por este camino, yo lo se, lo siento profundamente, todo es cuestión de confianza y quiero confiar en él, quiero estar abierta a lo que trae a mi vida aunque de momento no lo vea muy claro.

Curiosamente, justo ahora, Aritz Urresti, en la siguiente clase ‘Como gestionar tu tiempo para ser más productivo’, que sí me está gustando, nos dice que no logramos nuestras metas si no tenemos claros los ‘para qué’ como punto número uno, explica que es importante fijarlos para la consecución de nuestros sueños, sin ellos es difícil ser productivos.
Aritz, que es un hombre con una gran resiliencia, ha pasado por momentos muy duros en su vida, nos dice: «Una de las razones por las que la gente no consigue lo que quiere, es porque no tiene claros sus ‘para qué’s’. Nadie nos enseña a soñar, nadie nos enseña a saber lo que queremos. ¿Porqué a los chavales les cuesta estudiar? Porque no saben para qué sirve. La clave de la motivación, donde motivación significa tener motivos para pasar a la acción, tiene que ver con el ‘para qué’.»
Creo que sobran palabras, esto lo he respondido antes de escuchar a Aritz jeje.

Ahora ya veo cierta luz aquí, yo siempre busco mis ‘para qué’, pero si en un momento dado solo hay un camino, soy consciente de que el ánimo va a ser el que me lleve por el camino de la lucha, el aburrimiento, el cansancio y el desgaste o por el camino del aprendizaje, de mi depende; al final dentro de un camino siempre hay dos caminos, mi mente se enfoca de un modo u otro dependiendo de mi motivación y mis ganas, de mi optimismo o de mi pesimismo, de mi positividad o de mi negatividad y a veces es importante confiar en que una senda, que a priori no parece conducirme a ninguna parte, puede tener sentido si mi corazón la elige por muy extraña o absurda que me pueda parecer y entonces, y solo así, el ‘para qué’ aparece.

Curiosa sincronía con este recuerdo que me trae Facebook y que escribí hace 10 años: «Si sientes que el viento sopla hacia una dirección y un dulce aliento te empuja a seguirlo no tengas miedo, no pierdes nada por probar, quizás te lleve hacia los lugares más insospechados que se encuentran en el centro de tu alma.»

Foto de Vlada Karpovich en Pexels

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.