Skip links

DRAGONES (CAP. 20)

Los Dragones me han enseñado que el mayor escudo ante el miedo es la pureza, me han mostrado que el servicio no es sometimiento al Universo, es comunión; con ellos aprendes que su protección tan solo es compañía cuando no tienes la necesidad de defenderte de nada ni nadie; que su fuego es transmutación no destrucción; que su poder reside en la unión, no en la lucha ni en la separación.

Los Dragones son una fuente de luz del alma que siempre están ahí, son maestros de la magia virtuosa y del camino medio, son la fuerza y el valor de aquellos que aman, sueñan y viven desde el corazón.

Los Dragones son firmes no arrogantes; son presencia no fiereza; son sabiduría y poder en sí mismos, no superioridad… Ellos son espíritu en la tierra y guardianes del cielo, el equilibrio perfecto entre los dos mundos del Ser.

Foto de nordsøen en Pexels

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your web experience.